Obsolescencia Programada

Facebook Twitter Email

La obsolescencia programada, camuflada hoy por hoy bajo el término Ciclo de vida del Producto, establece el tiempo máximo o el número total de usos que podemos obtener de un determinado producto antes de que éste deje de ser útil.

A la hora de diseñar nuevos productos, los ingenieros tienen muy claro qué parámetros de durabilidad deben atribuir a cada producto. Así mismo, los avances tecnológicos se van implementando de forma progresiva en el tiempo para poder justificar la aparición de nuevos modelos cada año con nuevas y fascinantes características que justifiquen la compra de este nuevo producto y declaren como obsoleto el fabricado hace tan sólo unos meses.

Así pues, no tiene sentido que los productos fabricados durante la década de los 80 duraran 20 años mientras que los que adquirimos a principios del 2000 ya hayan sido, en su mayoría, jubilados. Electrodomésticos, juguetes y demás productos de consumo tienen los días contados, nunca mejor dicho, nada más abandonar la fábrica. ¿Cómo si no se explica que las bombillas fabricadas en los años 30 duraran dos veces y media más que las que se fabrican actualmente? ¿Acaso no es posible usar la actual tecnología para fabricar productos que puedan durar varias décadas? Claro que es posible sin embargo esto afectaría negativamente al consumo, a las empresas, a los gobiernos, en definitiva, al sistema.

Si aún tienes dudas echa un vistazo a este link donde podrás ver con tus ojos una bombilla que tiene más de 100 años.

El combustible que mueve nuestro sistema capitalista es el consumo. No es de extrañar que los gobiernos midan el crecimiento de un país en función al crecimiento de la renta o del valor de los bienes producidos. Igualmente podemos oir los llamamientos de los gobiernos y los políticos instándonos a consumir para sacar al país de la crisis. Es este mismo sistema capitalista el que nos convierte en “consumidores insatisfechos”. Seguro que tú también al igual que yo has llegado a casa con algo nuevo recién comprado y seguro que al poco tiempo te has sentido también igual de vacío.

Finalmente te invito a ver este documental sobre la obsolescencia programada. Créeme si te digo que te sorprenderá enormemente y quizás la próxima vez que vayas a comprar algún electrodoméstico te lo pienses dos veces.

¿Te ha gustado algún artículo? Apúntate a nuestra lista de correo y podrás recibirlos antes que nadie en tu email. Recibirás como máximo uno por día y podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *