Restaurando un AMIGA 500

Facebook Twitter Email

Restaurando un AMIGA 500Aún recuerdo la primera vez que vi un ordenador AMIGA. Aquél ordenador a medio camino entre pc y consola me fascinó. Su capacidad gráfica y su sonido convertían a mi viejo Amstrad 2086 en algo sólo un poco más avanzado que una máquina de escribir.

Otra de las cualidades que me llamó poderosamente la atención fue su interface MIDI a través de la cual podían conectar un teclado y componer música. Recuerdo que me quedé fascinado al ver cómo, en tiempo real, las notas que pulsaban en el teclado aparecían en el pentagrama de la pantalla. Lo que quiero decir con esto es que, si el Macintosh 128k era un ordenador adelantado a su tiempo, el AMIGA 500 no se quedó atrás.

Esta comparación con el Macintosh 128k de 1984 no es casual ya que ambos equipos utilizan el mismo procesador el Motorola 68000, sin embargo, con sólo 512 KBytes de RAM, el AMIGA 500 parece muchísimo más potente a pesar de costar 5 veces menos, también hay que decir que, mientras que el primer Macintosh fue lanzado en 1984, el AMIGA 500 fue presentado 3 años después.

Lamentablemente, Commodore se declaró en bancarrota en 1994 y aunque varias firmas trataron de mantener a flote la división responsable del AMIGA finalmente el AMIGA fue descontinuado. Sin embargo, es tal la cantidad de aficionados a éste magnífico ordenador que actualmente se pueden encontrar desde nuevos desarrollos a proyectos hardware para ampliar sus capacidades originales.

A continuación podéis ver una serie de fotografías del proceso de restauración del AMIGA 500.

Despiece AMIGA 500

Procesador AMIGA 500

 

AMIGA 500 restaurado

 

Final AMIGA 500

¿Te ha gustado algún artículo? Apúntate a nuestra lista de correo y podrás recibirlos antes que nadie en tu email. Recibirás como máximo uno por día y podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento

 

Un pensamiento en “Restaurando un AMIGA 500

  1. Roberto M.

    Que recuerdos!!, este si que lo pude usar algunas veces. Sobre todo en la parte de informática de El Corte Inglés, mi zona de pruebas 🙂 Por aquella época recuerdo que costaba unas 90.000 pesetas. El presupuesto familiar solo llegó para un MSX del que guardo grandes recuerdos. Pero cada vez que pasaba por la parte del supermercado me iba corriendo a probar los juegazos que había en el AMIGA, estaban a años luz de los desarrollados para spectrum, amstrad, etc. y cuando leía mi mensual revista de MicroMania (la del formato de hojas enormes cual antiguo periódico) en las comparativas de juegos y artículos donde aparecían capturas de pantalla, literalmente se caía la baba. Grandísimo producto Juanma, a ver si puedes colgar algunas capturas de pantalla con algún juego o software típico de su época. Enhorabuena.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *